Las mejores excusas para no hacer el amor




Las mejores excusas para no hacer el amor

📰 Tabla de Contenidos

Introducción

Hoy en día, en una sociedad cada vez más abierta y liberal, el sexo se ha convertido en un tema de conversación mucho más común y menos tabú. Sin embargo, eso no significa que todas las personas estén dispuestas a tener relaciones sexuales en todo momento. Hay ocasiones en las que no nos apetece o no nos sentimos preparados, y es importante tener en cuenta que eso es completamente válido. En este artículo, exploraremos algunas de las mejores excusas que podemos utilizar en estos momentos, siempre respetando nuestros propios deseos y límites.

1. No estoy de humor

A veces, simplemente no estamos en el estado de ánimo adecuado para tener relaciones sexuales. Podemos estar cansados, estresados o simplemente no tener ganas en ese momento. Es importante comunicar esto a nuestra pareja de manera clara y respetuosa. No debemos sentirnos obligados a tener sexo si no nos sentimos bien.

1.1. Explícale cómo te sientes

Es importante que nuestra pareja entienda cómo nos sentimos y por qué no estamos de humor. Podemos utilizar frases como "Hoy he tenido un día muy agotador y necesito descansar" o "No me siento en mi mejor momento físico y prefiero esperar hasta sentirme mejor". La comunicación abierta y honesta es clave en una relación saludable.

1.2. Propón alternativas

Si no estamos de humor para tener relaciones sexuales, podemos proponer a nuestra pareja otras formas de intimidad y conexión. Podemos sugerir un masaje relajante, una cena romántica o simplemente pasar tiempo juntos sin expectativas sexuales. Es importante recordar que la intimidad no se limita únicamente al acto sexual.

Te puede interesar:  Qué sientes cuando das un beso

2. Estoy enfermo/a

En ocasiones, no nos sentimos bien físicamente y eso puede afectar nuestra disposición para tener relaciones sexuales. Si estamos enfermos, cansados o con dolor, es importante cuidar de nosotros mismos y priorizar nuestra salud.

2.1. Sé honesto/a

Si no nos encontramos bien, debemos ser honestos con nuestra pareja. Podemos decir algo como "Me siento bastante enfermo/a y necesito descansar para recuperarme" o "Tengo dolor de cabeza y no creo que pueda disfrutar de nuestro encuentro". La honestidad fortalecerá la confianza en la relación.

2.2. Pide comprensión

Es importante que nuestra pareja entienda que nuestra salud y bienestar son lo más importante. Podemos pedir comprensión y apoyo, explicando que necesitamos tiempo para cuidarnos y recuperarnos. Una relación amorosa implica cuidar y apoyar al otro en momentos difíciles.

3. Estoy preocupado/a

Las preocupaciones y el estrés pueden afectar nuestra libido y nuestra disposición para tener sexo. Si estamos pasando por una situación difícil o tenemos mucho en la cabeza, es importante comunicarlo a nuestra pareja y buscar soluciones juntos.

3.1. Comparte tus preocupaciones

Expresar nuestras preocupaciones a nuestra pareja puede ayudarnos a aliviar la carga emocional y fortalecer la conexión en la relación. Podemos decir algo como "Estoy muy preocupado/a por el trabajo en este momento y no puedo concentrarme en el sexo" o "Tengo una situación personal complicada que está afectando mi deseo sexual".

3.2. Busca soluciones juntos

Es importante que nuestra pareja sepa que no estamos solos/as en nuestras preocupaciones. Podemos buscar soluciones juntos, como establecer momentos de relajación, practicar actividades que nos ayuden a reducir el estrés o buscar apoyo externo si es necesario. Una relación sólida implica apoyarse mutuamente en momentos difíciles.

4. No me siento preparado/a

El sexo requiere de una cierta disposición emocional y mental. Si no nos sentimos preparados/as para tener relaciones sexuales en un determinado momento, debemos comunicarlo a nuestra pareja y respetar nuestros propios límites y deseos.

4.1. Sé sincero/a contigo mismo/a

Antes de comunicarle a nuestra pareja que no nos sentimos preparados/as, debemos ser sinceros/as con nosotros mismos/as. Es importante escuchar nuestra voz interior y respetar nuestros propios límites. No debemos sentirnos presionados/as a hacer algo que no queremos.

Te puede interesar:  Cómo tener sexo después de un infarto

4.2. Comparte tus sentimientos

Una vez que nos hemos dado cuenta de que no nos sentimos preparados/as, podemos compartir nuestros sentimientos con nuestra pareja de manera honesta y respetuosa. Podemos decir algo como "Siento que no estoy emocionalmente preparado/a para tener relaciones sexuales en este momento" o "Necesito más tiempo para conocerte mejor antes de dar ese paso". La comunicación abierta es esencial en una relación.

5. Preguntas Frecuentes (FAQs)

5.1. ¿Es válido utilizar excusas para no tener relaciones sexuales?

Sí, es completamente válido utilizar excusas para no tener relaciones sexuales si no nos sentimos cómodos o preparados en ese momento. Nuestra salud física y emocional deben ser siempre nuestra prioridad.

5.2. ¿Cómo puedo comunicar mis excusas de manera respetuosa?

Es importante utilizar un lenguaje claro, honesto y respetuoso al comunicar nuestras excusas. Expresar cómo nos sentimos y por qué no queremos tener sexo en ese momento puede ayudar a nuestra pareja a entender y respetar nuestras decisiones.

5.3. ¿Qué alternativas puedo proponer para mantener la intimidad?

Existen muchas formas de mantener la intimidad sin necesidad de tener relaciones sexuales. Podemos proponer actividades como abrazarse, besarse, acariciarse, tener conversaciones profundas o realizar actividades juntos que fortalezcan la conexión emocional.

Conclusión del tema

A fin de cuentas, tener relaciones sexuales es una decisión personal que debemos tomar basándonos en nuestros propios deseos y límites. No debemos sentirnos obligados/as a tener sexo si no nos sentimos cómodos o preparados en ese momento. Utilizar excusas respetuosas y comunicarnos de manera abierta y honesta con nuestra pareja fortalecerá la confianza y la conexión en la relación. Recuerda siempre priorizar tu bienestar y disfrutar del sexo cuando te sientas realmente preparado/a.

Esperamos que este artículo haya sido útil y que te haya proporcionado algunas ideas para comunicar tus excusas de manera saludable. Recuerda que cada persona es única y que debemos respetar nuestras propias necesidades y deseos. ¡No olvides poner en práctica lo aprendido y disfrutar de una vida sexual plena y satisfactoria!

¡Hasta la próxima!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información